sábado, 9 de noviembre de 2013

Sin título (I)

Hola a todos,

Tenía claro que hoy iba a escribir aquí (porque hasta dentro de mucho no volveré a disfrutar de una ocasión para hacerlo), lo que no sé es qué. Durante el último mes y medio se me han ocurrido varias ideas graciosas, maldades, teorías socio-político-filosófico-trascendentales, ripios satíricos y al menos, cincuenta sistemas políticos más eficaces y justos que la democracia. Delirios de una mente que se rebela contra apuntes subrayados hasta la saciedad, que  intenta que su memoria no sea mancillada por esos tochacos  que casi se pueden considerar palabra de Dios hasta que The Medical Journal o alguien con pruebas concluyentes diga lo contrario. Pero lamento comunicaros que yo gané la partida, mancillé mi memoria ¡y cómo! llenándola de datos, palabros y cosas raras -que serán útiles para el futuro- a fuerza de horas y desvelos. Llegado el día, lo vomité todo sobre un papel en blanco con la esperanza de obtener un aprobado. El problema es que no recuerdo dónde, y desde luego no en ese folio, escupí lo que quedaba de mis ocurrencias, esas que no tienen nada que ver con los libros, la ciencia, la lógica y, a menudo, tampoco con la seriedad. Así que aquí me hallo, con ganas de escribir y sin tener qué contar.
Hasta la próxima.