sábado, 9 de noviembre de 2013

Sin título (I)

Hola a todos,

Tenía claro que hoy iba a escribir aquí (porque hasta dentro de mucho no volveré a disfrutar de una ocasión para hacerlo), lo que no sé es qué. Durante el último mes y medio se me han ocurrido varias ideas graciosas, maldades, teorías socio-político-filosófico-trascendentales, ripios satíricos y al menos, cincuenta sistemas políticos más eficaces y justos que la democracia. Delirios de una mente que se rebela contra apuntes subrayados hasta la saciedad, que  intenta que su memoria no sea mancillada por esos tochacos  que casi se pueden considerar palabra de Dios hasta que The Medical Journal o alguien con pruebas concluyentes diga lo contrario. Pero lamento comunicaros que yo gané la partida, mancillé mi memoria ¡y cómo! llenándola de datos, palabros y cosas raras -que serán útiles para el futuro- a fuerza de horas y desvelos. Llegado el día, lo vomité todo sobre un papel en blanco con la esperanza de obtener un aprobado. El problema es que no recuerdo dónde, y desde luego no en ese folio, escupí lo que quedaba de mis ocurrencias, esas que no tienen nada que ver con los libros, la ciencia, la lógica y, a menudo, tampoco con la seriedad. Así que aquí me hallo, con ganas de escribir y sin tener qué contar.
Hasta la próxima.

lunes, 19 de agosto de 2013

OD(I)A AL ARTE MODERNO

Hola a todos:

Estoy muy triste. Me han descalificado de un concurso de poesía. No he hecho un Ana Rosa plagiado a nadie. Lo que sucedió es que mi obra incumplía las bases del concurso. No por el contenido irrespetuoso con cualquier ser vivo o inerte,(las bases no decían nada al respecto) más bien por el simple hecho de que mi poema rimaba, y para colmo... ¡En consonante! Y las bases lo traían muy claro:" no se admiten composiciones con  métrica clásica, ni rima, ya sea esta asonante o consonante". La explicación es simple: era un concurso de poesía moderna.
Así que con el espíritu perseverante que me caracteriza me volví a presentar con una obra más acorde al espíritu del concurso. Aquí os la dejo, comentada por la autora (usease esta menda).

OD(I)A AL ARTE MODERNO (El título habla por si solo)

Puedo vomitar (cuanto más kitsch, mejor)  los versos más tristes esta noche, pero no soy un juglar para hacer versos. Aunque si tristes.
Tan tristes como los tres tristes tigres que comían trigo en un trigal, o... lo triscaban. (Nótese referencia a la cultura pop, indispensable en este tipo de composiciones). 
Tan tristes como los ojos de Perséfone en ese infierno de soledad sonora  (he aquí una frase pretenciosa, básicamente para adornar) que es la primavera en el cabo de Despeñaperros, desde donde tiramos a los aristogatos durante la revolución francesa (juego de palabras sin sentido con múltiples interpretaciones)
Porque la venganza me gusta fría, en plato hondo y con una copa de Rioja de la cosecha de las uvas de la ira (final contundente, pero sin mucho significado, soy una jovencita alegre y despreocupada, no un somelier con ansias de venganza, pero de alguna forma había que acabar...no?)

Para concluir el post de hoy, os voy a contar una pequeña historia. No se trata de una de mis dramatizaciones, con las que acostumbro a abrir mis post con el fin de crear un contexto apropiado para mis chascarrillos (como el ficticio concurso de poesía del que os hablé antes), esto sucedió de verdad, y yo fui testigo.
Hará unos seis años, vinieron de visita unos amigos de fuera, y mi madre y yo salimos con ellos el domingo por la mañana para enseñarles la ciudad (el casco antiguo, los monumentos, etc.). Al pasar ante el edificio histórico de la Universidad divisamos un cartel que anunciaba una exposición de Pablo Picasso en el interior. A mi madre, como a cualquier amante del arte que tiene la oportunidad de ver "Picassos" originales y encima gratis,  le brillaron los ojillos de alegría, y sin pensarlo dos veces entró, y nosotros con ella.  Sus ojillos de alegría se tornaron en decepción, porque los "Picassos"  ahí expuestos no tenían NADA que ver con esto:


ni esto:


ni tampoco esto:



Eran una serie de (¿grabados? no lo recuerdo exactamente) escenas protagonizadas por penes con cara. No bromeo. Yo no sé mucho de arte, pero no me pareció una maravilla, ni nada que se le parezca. Era algo más cercano al borrador de una viñeta del Jueves que a los cuadros de ahí arriba. Para ser más precisa, me recordó a los trazos que algunos adolescentes realizan en sus libretas de Matemáticas, Lengua o Historia en lugar de atender en esas clases. Es más, si Picasso  hubiera añadido una firma de grafitero, ni el mejor crítico del mundo habría sabido distinguirlo de la obra de un quinceañero salidillo. ¿Cuánto valdría cada una de esas piezas? Imagino que una cifra con tantos ceros que hasta un profesor de matemáticas se perdería contándolos. Eso sí, os garantizo que no valían más que la cara de mi madre al verlos. Eso sí que no tuvo precio.

Hasta la próxima!



jueves, 27 de junio de 2013

Claricatura Nº1 en Re Sostenido.

Hola a todos.

Este no es mundo para una persona de gustos sencillos, como yo, que disfruta bebiendo Tang, viendo Mujeres y Hombres y Viceversa, Gandía Shore y Gran Hermano, y comiendo callos. Lo compruebo cada vez que hablo con alguien sobre la programación televisiva, y al quedar al descubierto mis gustos, me atraviesa con una mirada inquisidora, como si acabara de decir que voy a descuartizar al cachorrito de Scotex para dárselo de cena a los rehenes que tengo en mi sótano, y no que esa noche voy a ver la gala de GH14. Por este motivo he tomado una dura determinación y siguiendo el ejemplo de los políticos, no voy a luchar por mis ideales, sino a cambiarme de chaqueta por una más cómoda y calentita (que con la m*erda de verano que estamos teniendo no viene nada mal), es decir, me voy a poner una bonita americana con coderas y chapas de grupos indie, porque pienso cultivar el esnobismo intelectual. 


Ser esnob "al completo" cuesta una gran suma de dinero, ya que hay que comprar todos los accesorios: casoplón en una urbanización tan cara como discreta, cochazo y ropa de marcas tan jodidamente caras que sus logotipos no les son familiares al "vulgo", y, por si fuera poco, hay que entablar amistad con Carlota y Andrea Casiraghi. Es decir, no está al alcance de cualquiera. Por el contrario, alcanzar el esnobismo intelectual no depende tanto del bolsillo como de las aptitudes personales, y para eso estoy yo aquí,  para daros sencillos bricoconsejos que transformarían a la Esteban en una cineasta premiada en el festival de Sundance.


Empecemos, pues, por la envoltura. El intelecto está en el interior, y aunque la procesión va por dentro, hay ciertos ciertos detalles que se deben cuidar. El primero de ellos, un clásico, ya lo conocéis: las gafas, si las necesitas, de pasta y si no, de pasta también. En cuanto a la vestimenta, la clave, como ya dije, está en una americana de chapas y coderas, una vez conseguida, como si te apetece ir en cueros (bueno, mejor en pelotas que ahora estás en contra del uso de pieles).


A continuación viene lo complicado, sí queréis podéis seguir viendo telebasura y realityshows, pero en el más absoluto secreto, porque si alguien lo descubre serán arrancadas de vuestra solapa todas las chapas de Depeche Mode, Radiohead y  The Broboecks que se os entregaron como reconocimiento a vuestra pedantería. Así que por vuestro bien, es mejor que desterréis de vuestra vida ese hábito y a quienes lo cultivan no sea que se produzca la temida recaída. Lo único que se os permite ver son las películas de cine de autor de la 2, el festival de Jazz de San Sebastián en verano (y sus solos de bongos de 45 minutos, que debéis calificar como "magistrales") y alguna otra cadena cuando echen una película de Tarantino, Coppola y demás... Debéis ser cinéfilos y renegar de las superproducciones americanas: "El diario de Bridget Jones", "La guerra de los mundos", "Titanic" (etc...) y cualquiera que tenga un presupuesto mayor de 2 millones de euros o esté firmada por Spielberg. Reservemos esas vulgaridades para el populacho, incapaz de entender las metáforas de Seiyun Suzuki (desde luego, cualquier avezado cinéfilo se da cuenta de que un gusano hundiéndose en una tarta de nata es una brutal crítica al neoliberalismo).


En cuanto a la política, has de saber que la diestra es la siniestra, y la izquierda es un "self-service" (la palabra buffet libre, está vetada de tu vocabulario, es de paletos) donde tu te montas tu propio plato. No puedes ser de "izquierdas"  así, a secas, porque de "izquierdas a secas", son los contertulios del Gran Debate, la Noria, el Programa de Ana Rosa y gente del estilo. Tiienes que especificar cuál es tu pensador favorito y por qué. Esto no  es especialmente complicado, basta con meter el nombre en la Wikipedia, leerte un par de veces el artículo y a no ser que topes con alguien de Filosofía o Historia, no se notará la bolsa de mierda que ocultas bajo la reluciente pátina de sabiduría. En mi caso yo me he decantado por Bakunin (que era anarquista, pero nos sirve igual)   porque al oir su nombre, por alguna extraña razón me vienen a la mente caníbales bailando y eso me hace gracia, no hay otro motivo. Entonces, enciendo el  ordenador, meto su nombre en Google, pincho un enlace que sea de fiar, cojo una libretita y apunto:

-"A diferencia del marxismo, que consideraba que la política debía de crear unas condiciones sociales que permitieran al individuo vivir por encima de la opresión económica, Bakunin consideraba que la revolución tenía que empezar en la propia persona.""Como el mundo antiguo, nuestra civilización moderna, que comprende una minoría comparativamente muy restringida de ciudadanos privilegiados, tiene por base el trabajo forzado (por el hambre) de la inmensa mayoría de las poblaciones" Bakunin. Federalismo, socialismo y anteologismo. 1868.

Y listo, ya tengo dos citas fabulosas para soltar en el momento adecuado con el fin de defender mis flamantes ideas bakunianas y de paso aparentar que sé más que la Encarta. A que mola eh??


Por último, la lista de la compra, que se resume en cuatro palabras: DE IMPORTACIÓN, ECOFRIENDLY Y ECOFRIENDLYDEIMPORTACIÓN. De hecho en tu nevera hay tantos productos extranjeros que tu caca tiene denominación de origen de otro país.  A continuación  ejemplos sencillos:

Cerveza: de importación, cuanto más rara sea la marca y más lejano sea el origen más buena estará. Y si no lo está, se finge.  Por ejemplo, mi  cerveza favorita, y la única que bebo, es una que sólo se fabrica en Nueva Caledonia llamada "Bitter Caleidoscopia" (me he inventado el nombre, pero no se lo digáis a nadie, realmente no me gusta la cerveza).
Los vegetales: ecológicos. Nada de pesticidas, ni fertilizantes. No hay sensación más satisfactoria que pagar seis euros por un tomate del tamaño de una bola de golf. Además, así reparas el daño que haces con las emisiones de CO2 de tu Vespa, sobre la que luces uno de estos tres cascos:
 (es innegociable)
Setas: jamás uses la palabra setas, se llaman bonguis si son alucinógenas, champiñones si van en lata o en la pizza y todo lo demás son BOLETUS.

Y bueno amigos, esto es todo por hoy, espero que no sigáis mis consejos, y a los que tenéis algunos de los objetos mencionados (gafas de pasta, chapas en la solapa, Cascos como los anteriores, Vespa, las obras completas de Kubrick, y una refrigerada y apetecible "Bitter Caleidoscopia" en vuestra nevera) no pasa nada. Mientras no lo tengáis todo junto, "everything is gonna be alright" como diría M. Luther King o¿era Bob Marley...? Creo que tengo que repasar mi libretita.


Hasta la próxima!





martes, 26 de marzo de 2013

La pescadilla que se muerde la cola

Hola a todos

Estos días he estado enferma y por tanto me he dedicado a los quehaceres propios de la fiebre: ir del sofá a la cama y de la cama al sofá con ingentes concentraciones de paracetamol en sangre. En el sofá veía la tele, y en la cama escuchaba la radio. Y en ambos medios hablaban siempre de las mismas tres cosas: Chipre, Bárcenas - Gürtel y los EREs de Andalucía.  Este domingo por la mañana, mientras esperaba a que me hicieran efecto los analgésicos escuchaba  un programa en Onda Cero en el que los contertulios se pusieron a hacer "recuento" de los casos de corrupción que estaban siendo investigados y juzgados a lo largo y ancho de la piel de toro. La mayoría nada originales: licencias urbanísticas, blanqueo de capital, cuentas en paraísos fiscales, etc. Sin embargo, hubo uno que me llamó la atención especialmente: el caso Cooperación. 

Con ese nombre, me imagino que ya sabéis por dónde irán los tiros... No, no es broma, en la Comunidad Valenciana se apropiaron de 6 millones de euros cuyo destino no era otro que el Tercer Mundo. Me quedé absolutamente petrificada y si en otro tiempo me hubiera cabreado lo único que hice fue disgustarme y preguntarme qué puede pasar por la cabeza de un político (que por definición tiene posibles) para llevar a cabo semejante sinvergonzonería. Después de pensarlo mejor me planteé otro interrogante: "¿qué podía llevar a una sociedad a encumbrar en el poder a tales elementos?" ¿El inquebrantable sectarismo? ¿el desencanto de los voots en blanco y las abstenciones? ¿la estructura del sistema? ¿los prejuicios? Je ne se pas.

A menudo pienso en discurso del movimiento 15-M y de otros colectivos pacíficos que son calificados por muchos como "antisistema". Predican el desmantelamiento de esta oligarquía disfrazada de democracia, de las entidades financieras y en último término de la sociedad actual de consumo,  en aras de una nueva sociedad donde prime la solidaridad y la igualdad de derechos. Su púlpito, al igual que el mío, es un ordenador Samsung o un Iphone o cualquier otro dispositivo electrónico montado en algún país donde el sueldo y las condiciones de la mano de obra sean "rentables" para la multinacional que firma el producto. Ellos, y yo, y apuesto a que el 99% de vosotros también llevan ropa de Zara, Pull´n Bear, Mango y demás marcas textiles cuyas fábricas están asentadas en Vietnam, Taiwan, Marruecos, Turkía, China, y en las que todos sabemos, o, por lo menos, intuimos lo que sucede. Ellos, viajan en avión, gastan luz, agua, electricidad, teléfono, INTERNET, es decir, le ponen la comida en la boca a sus enemigos. Con esto no pretendo demonizarlos, ni tacharlos de hipócritas, ni siquiera increparlos, (de hecho, yo soy la primera egoísta que en la máquina de café jamás compra el de comercio justo porque es veinte céntimos más caro) lo que pretendo es poner en relieve la complejidad de este sistema que nos tiene atrapados. Nos pasamos el día quejándonos de todas las barrabasadas que nos hacen los ricos y lo desprotegidos que estamos frente a ellos, del fraude que es la política, de la  vergüenza que supone que  se esté salvando a los bancos mientras miles de familias son desalojadas, pero a la vez somos nosotros quienes al convertirlos en proveedores de necesidades superfluas (sin las cuales ya no sabemos vivir) les damos el  poder sobre nuestras vidas. 

Estamos siendo consumidos por nuestro propio consumismo. 

Es una paradoja cuya resolución no sólo pasa por derrocar a los responsables directos (cortar cabezas es muy fácil y todos, si nos dan una hoja afilada y nos cabrean lo suficiente lo sabemos hacer, pero no soluciona nada) sino por algo mucho más complicado y doloroso y a lo que pocas personas están dispuestas, derrocarnos a nosotros mismos.  



miércoles, 13 de marzo de 2013

Blanco sobre fondo blanco.

Hola a todos:

Hoy ha sido un día muy... muy blanco. El cielo era blanco por las nubes, el suelo cubierto de nieve también estaba blanco y, ¡cómo obviarlo! ha habido fumata blanca. Ese sin duda es el tema del día, la elección de un nuevo papa, como toda noticia relacionada con la curia no está exenta de polémica. Los detractores sacan trapos sucios (de fuentes de dudosa fiabilidad) mientras que los cristianos se tapan los oídos para no escucharlos. Mi opinión al respecto, no importa, este no es un blog de política ni religión, sino de humor, aunque hoy para variar, voy a hacer algo que me apetecía desde hace tiempo: un post serio (sí, lo habéis leído bien).

Hace unos días alguien me pasó una noticia sobre Cassidy Hooper, una niña estadounidense de trece años que había nacido sin ojos ni nariz, pero con el resto de su cuerpo perfectamente sano. (Podéis buscarla en algún periódico digital, es reciente, pero yo voy a poner fotos porque no quiero herir la sensibilidad de nadie) Las imágenes eran verdaderamente perturbadoras, tanto que en un primer vistazo creí que era una coña con el photoshop, hasta que lo busqué en la prensa "seria" y las dudas se desvanecieron. Me quedé con muy mal cuerpo toda la tarde.

Esa misma noche, estaba acabando de preparar un examen que tenía al día siguiente, me acosté tarde y lo peor de todo es que lo llevaba bastante mal. Cuando me metí en la cama pensé "De puta madre, mañana a por un suspenso como una casa", pero, como salida de la nada, llegó la siguiente reflexión a mi mente "¿Y? Por lo menos tengo ojos para volverlo a estudiar". Me acordé de la niña, de ella y de tantos que no tienen las oportunidades que la vida me ha brindado a mí, ya sea por culpa una enfermedad o por haber nacido en la pobreza. Con esto no quiero decir que los habitantes sanos del primer mundo tengamos que estar siempre contentos, porque a veces la tristeza está dentro de las personas y no se puede acabar con ella por mucho que se intente. A donde pretendo llegar es a que estaría bien graduar, en la medida de lo posible, la importancia que le damos a las cosas, simplemente, por nosotros mismos, para poder disfrutar de la lotería que nos toca todos los días cuando nos despertamos sanos entre las sábanas de nuestra cama limpia y calentita. En mi opinión, la mejor forma de intentar que los problemas no nos sobrepasen es ponerlos en perspectiva.  Por ejemplo pensar lo siguiente:

"¿Iría a contarle mis problemas a Cassidy Hooper? Y si lo hiciera....¿ella pondría la misma cara que pusimos cuando  Cristiano Ronaldo dijo estaba triste?

Estoy segura de que lo que yo considero un día "de mierda", sería un regalo para muchas personas de este mundo. 

Hasta la próxima.